Pergamino, 17 de junio del 2024

Emotivo acto de la Cosopper al conmemorarse 29 años de la gran inundación

El domingo a la mañana recordaron las figuras del dirigente vecinal recientemente fallecido, Walter Servidía; las intervenciones heroicas del bombero Fernando Esquivel y el vecino Claudio Marcelo Erro; para quienes colocaron ofrendas florales.

Domingo 7 de abril de 2024
Por redacción Real 365

El domingo en el monolito que recuerda el fallecimiento del Bombero Fernando Esquivel se desarrolló el acto conmemorativo de la mayor tragedia climática ocurrida en nuestra ciudad.
El cónclave contó con la participación de los Bomberos Voluntarios; Defensa Civil y concejales de todos los bloques políticos del HCD.
Integrantes de la brigada rescatista participaron de la colocación de ofrendas florales con los dirigentes de la organización no gubernamental.
Con motivo del aniversario número 29 de la inundación que afectó a Pergamino en 1995, la Comisión de Seguimiento de Obras Pluviales de Pergamino (Cosopper) realizó un homenaje en el monolito erigido en memoria de Fernando Esquivel, bombero fallecido durante la tragedia. En el evento, los miembros de la organización recordaron la figura de Walter Servidía, el dirigente vecinal recientemente fallecido, homenajearon y las otras víctimas de la inundación y actualizaron el panorama de las obras pluviales en marcha

Homenaje al dirigente vecinal de Cossoper

Los integrantes de la Comisión de Seguimiento de Obras Pluviales de Pergamino (Cossoper) homenajearon al dirigente vecinal recientemente fallecido, Walter Servidia.
“Querido Walter, este aniversario al 7 de abril, que después de tantos años de lucha compartida, no está físicamente con nosotros. Sin dudas tu partida nos causa un profundo y sentido dolor. En este día, de seguro, estarías leyendo el documento o colocando la ofrenda floral o realizando alguna nota para algún medio, como solías hacerlo, con mucha lucidez y compromiso por la causa. Me recuerdo de tantas reuniones, asambleas, marchas y juntadas que compartimos. También de muchos tragos amargos que son propios de estas gestas y que aprendimos a transitarlos en el hacer colectivo. En ese camino anduvimos, capaz no porque soñábamos cambiar el mundo, pero sí porque anhelamos transformar, aunque sea un poquito, la realidad que nos rodea, lo tangible, lo de acá cerquita. Con tu partida se nos va un gran dirigente vecinal, pero sobre todo un gran tipo y un compañero de lucha solidario y comprometido. Tal vez por eso, en estos días, siento dolor al pensar que le pasen estas cosas a gente tan necesaria como vos. ¿Qué sé yo? Podría ser que, para dimensionarte, uno tendría que recurrir a Lima Quintana cuando habla de la gente necesaria, o a Bertolt Brecht cuando dice que los imprescindibles luchan toda la vida, o a Galeano y su mar de fueguitos. Y bueno, por ahí viene la mano, por esa llamita interior que no todos tienen. Nos quedarán los mejores recuerdos. A la comunidad de Pergamino se le apaga una llamita. Nosotros te vamos a extrañar muchísimo. Gracias”, fue la lectura del emotivo recuerdo a Servidia.
Julio Hussen leyó el documento de la Cosopper que actualiza las gestiones y avances de las intervenciones para prevenir inundaciones en la ciudad.


“Como cada 7 de abril nos reunimos en este lugar para recordar uno de los episodios más tristes que le tocó vivir a la comunidad de Pergamino. En esta fecha, hace 29 años, la población de Pergamino sufría el desastre más grave de su historia. Más de 300 milímetros llovían en pocas horas sobre la cuenca rural y urbana, afectando a buena parte de la ciudad, en la que se produjeron anegamientos de distinta magnitud, llegando las aguas, en algunos casos, a superar los 2 metros de altura. Fue así como la combinación de una lluvia extrema junto con las condiciones de vulnerabilidad generada por un éxito urbano desarrollado sin respetar las zonas bajas y la falta de defensa para hacer frente a un fenómeno climático de magnitud, dieron por resultado aquel desastre. Sin dudas, el hecho más lamentable fue el saldo de víctimas fatales de aquella trágica jornada y a quienes hoy recordamos. Fernando Tomás Esquivel, Claudio Marcelo Erro, Matías Rodríguez, Faustina Maciota de Ponterino y Oscar Escollo. En este día, homenajeamos a Fernando Esquivel, aquel joven que, prestando su servicio a la comunidad como bombero voluntario, perdió su vida mientras intentaba salvar a la de sus vecinos. Su figura se encumbra en el sitial de quienes, con sus acciones, constituyen un ejemplo a seguir, el de la solidaridad y la entrega máxima. Su recuerdo es necesario para vencer el individualismo y el egoísmo que muchas veces nos presentan como modelo de vida. Así también ponderamos a Claudio Erro, otro joven de nuestra ciudad, que en un acto de arrojo y coraje fue arrastrado por la corriente mientras intentaba rescatar de las aguas al niño Matías Rodríguez. A ambos le decimos eternamente gracias. Es importante destacar que en aquel día trágico, como en tantas otras inundaciones que nos tocó afrontar, cientos de mujeres y hombres y, fundamentalmente, una gran cantidad de jóvenes dieron sobradas muestras de solidaridad, ayudando en los rescates y la asistencia de muchas personas. El necesario ejercicio de la memoria nos debe ayudar a reflexionar sobre el impacto negativo que generó la inundación de 1995, desde las pérdidas irreparables de vida hasta las pérdidas materiales y emocionales. Una gran cantidad de ciudadanas y ciudadanos vieron truncos sus proyectos personales, desde economías familiares destruidas, pérdida de fuentes laborales, imposibilidad de continuar estudios universitarios. Así también se deterioró parte de la infraestructura pública y se afectaron proyectos colectivos de la sociedad. En el tiempo que sobrevino aquel 7 de abril, hasta el presente, se desarrolló un largo derrotero que comenzó con el difícil camino de la reconstrucción.

Luego vino la organización social, las luchas y gestiones para lograr ejecución de obras. La adopción de medidas que nos permitan superar la vulnerabilidad durante lluvias intensas. Una larga marcha en la que se lograron avances significativos, pero sin las concreciones necesarias. Hoy como ayer, seguimos indefensos. A la fecha no contamos con la obra que nos permita mantener reguladas las aguas del arroyo Pergamino, como tampoco se han concluido las etapas de desagües pluviales para mejorar el escurrimiento de la cuenca del arroyo Chuchú. Tampoco mejoramos la ocupación territorial, sino que por el contrario, se han incrementado las construcciones de barrios en zonas bajas y sectores de escurrimiento de agua. Estamos en camino. Sabemos cuáles son los objetivos que debemos alcanzar, pero no se terminaron de concretar, y en definitiva, seguimos el riesgo de sufrir una nueva inundación. La situación actual nos está presentando múltiples desafíos. Por un lado, el planteo de un modelo político y económico por parte del Gobierno Nacional que establece el no desarrollo de obra pública, la desaparición del Estado como ordenador de la sociedad y el rector de fondos destinados a los gobiernos provinciales. Todo esto es claramente atenta contra la posibilidad de avanzar con obras en la ciudad. Por otro lado, un gobierno provincial tratando de sostener el rol del Estado, pero sin los recursos económicos ni la asistencia del Estado Nacional, manteniendo en pie la obra pública, pero con las limitaciones de los recursos económicos provenientes de su propia recaudación. Y por otro lado, una indefinición por parte del gobierno municipal en tanto sostener el rol del Estado provincial, en tanto desarrollar una serie de medidas no estructurales en el plano local para generar condiciones de prevención y mitigación de inundaciones en nuestra ciudad, en tanto contribuir a reducir el riesgo. En nuestro caso tenemos en claro que sin un Estado que desarrolle políticas públicas, no será posible para la problemática de las inundaciones. Tenemos que desarrollar un colectivo social capaz de sostener esta posición, de sustentar el rol del Estado en el territorio bonaerense. Hoy, a 29 años de aquella grave inundación, estamos convocados a continuar la lucha. Tenemos la convicción y el conocimiento sobre cuáles son los objetivos. Hay proyectos muy importantes en marcha por las víctimas del 7 de abril y por aquellos compañeros de causa que ya no pueden marchar a nuestro lado”, finalizó el documento de la Cosopper leído por Julio Hussen.

No hemos alcanzado la cantidad de obras necesarias para sentirnos tranquilos

El dirigente vecinal de la Cosopper, Jorge Dauach, hizo una interpretación de la lucha que históricamente lleva adelante la ONG para que se desarrollen las intervenciones de infraestructura para evitar inundaciones en el ejido urbano.
Dauach expresó sobre el último año de gestión: “en estos doce meses tuvimos distintas situaciones en tanto la proyección de obras y en tanto también la posibilidad de recursos para avanzar en ellas. En principio decir que a 29 años de acá el 7 de abril del 1995 Bueno, hubo varios puntos que tenemos que resaltar Hoy tenemos claro cuál es el cuadro de situación en relación a las inundaciones de la ciudad Cuáles son las medidas que tenemos que tomar Se ha avanzado en los diagnósticos, se ha avanzado en los proyectos Tenemos un proyecto que establece en materia de infraestructura el reordenamiento total de la ciudad para mejorar el escurrimiento de las aguas Y parte de ese proyecto se ha ido ejecutando desde el año 2010 a la fecha Cada gobierno fue avanzando en algunas obras Pero sí nos parecía importante destacar que no hemos llegado, no hemos alcanzado la cantidad de obras necesarias para sentirnos tranquilos cuando tenemos lluvias de determinado calibre, como decía Julio en el documento que leyó Y nos parece que es un acto de responsabilidad decirlo Porque nosotros estamos permanentemente siguiendo las obras que se van haciendo Y a veces también sentimos la necesidad de a la vez no generar una falsa expectativa para quien escucha que se están construyendo obras y que tal vez descansa en esa tranquilidad de decir, bueno, estamos solucionando el problema Por eso uno de los puntos que planteábamos en esta jornada, en este acto era aún somos vulnerables, que seamos conscientes de eso Y que como sociedad también estemos preparados permanentemente Hay muchas medidas más allá de las obras de infraestructura que debemos desarrollar, en las que tenemos que trabajar para disminuir ese riesgo y generar el menor daño posible en el caso de que en este ciclo húmedo que estamos transitando tengamos algún evento de lluvia que supere la capacidad de defensa actual que tenemos En relación a los puntos que se está trabajando en materia de infraestructura Que son las obras que están a cargo del gobierno provincial Decirles que desde abril del año pasado, que nos encontramos acá a la fecha Se logró poner en marcha una obra muy importante por parte del Ministerio de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires Que es el ramal Colector Norte Es una obra de las más grandes que se ha visitado en nuestra ciudad Y que hacia agosto del año pasado comenzó Antes de fin de año se realizó un ramal por calle Santiago del Estero Es una obra que va a incluir el entubamiento del Arroyo Chuchú Y un gran entubamiento paralelo para descomprimir y mejorar Duplicar la capacidad de transporte de agua del Chuchú Sobre todo para aliviar los barrios Newbery, Cruz de Camino, Hernández, Villa Progreso Bueno, es una cantidad de sectores que se ven beneficiados con esto Estamos en un momento, como se decía en el documento En un momento bisagra, entendemos, como sociedad Y que esta problemática no escapa a lo que está pasando también A nivel nacional, a nivel provincial y a nivel local Y como se va a encarar lo público de acá en adelante Decimos esto porque nosotros estamos absolutamente convencidos Y creemos en el rol del Estado como ordenador de la sociedad Y como desarrollador de la infraestructura pública Sin eso no tendría sustento ni siquiera que estemos acá parados Porque todos estos años de lucha han sido justamente Porque creemos que es el Estado el que debe llevar adelante Estos que son proyectos colectivos No podemos hacer una vaquita a los vecinos para afrontar obras Que valen miles de millones ni establecer prioridades En eso hemos alcanzado un acuerdo histórico en nuestra sociedad Pero ahora necesitamos alcanzar un acuerdo social Porque por un lado se nos está planteando un recorte desde Nación De los financiamientos con que las provincias cuentan para desarrollar la obra pública Y esto impacta en las posibilidades también que tienen los gobiernos provinciales No solo en la provincia de Buenos Aires, en todas las provincias Entonces con mucho esfuerzo hemos trabajado estos meses Hemos gestionado, hemos tratado de reunirnos con las nuevas autoridades De hacerles llegar notas, de solicitar en el caso de Pergamino Por ejemplo a la senadora provincial Laura Clark Que nos ayude con la gestión Que está también siguiendo palmo a palmo el desarrollo de esta obra Se ha logrado sostener la obra del colector norte a nivel provincial Eso es una gran noticia Pero también tenemos que decir que la obra, y diciéndolo en criollo, se va a sostener a los ponchazos Se va a sostener con los recursos que el gobierno provincial vaya recaudando Por eso es necesario que haya un acuerdo social Y un acuerdo también institucional de las autoridades Sobre el rol del Estado No podemos estar exigiéndole obras al gobierno provincial Y a la vez estar de acuerdo con el desfinanciamiento del gobierno nacional Y no repudiar los llamados que hacen legisladores nacionales Aliados a esta fuerza A la rebelión fiscal y al desfinanciamiento de los gobiernos provinciales Yo sé que puede sonar muy político Pero sí, estamos en este momento Tenemos que pensarlo como sociedad Tenemos que reflexionarlo Pergamino tiene que salir adelante Tiene que solucionar una problemática Y para eso necesitamos una fuerza local Porque estoy de acuerdo con que tiene que haber un Estado provincial Que cumpla este rol de sostener la infraestructura y los servicios públicos Y para eso vamos a tener que sentarnos a ver cómo también podemos contribuir Desde todos los ámbitos locales de la provincia de Buenos Aires Y desde todos los espacios sociales Porque si no, vamos a entrar en las miserias de las conveniencias coyunturales Y va a ser muy difícil que podamos seguir sosteniendo proyectos Como el que tiene Pergamino para superar la problemática Nosotros tenemos la expectativa que a los tirones Con lo que pueda ir recaudando el gobierno provincial Con lo que podamos contribuir en gestiones también Para solicitar fondos a nivel nación Que retribuyan, que sirvan para el sostenimiento de la obra pública a nivel provincia Que lo podemos hacer también a nivel local Una gestión conjunta, diciéndole al gobierno nacional Mire, nosotros nos vamos a inundar, nos vamos a seguir inundando Necesitamos obra, necesitamos que contemple Que no se puede desarrollar una sociedad sin estas posibilidades Y que no hay gobierno provincial que aguante a semejantes costos económicos Si no hay una nación atrás que le da un sostén Ni siquiera para pedir un financiamiento externo Entonces, bueno, esto es un poco el desafío que tenemos de acá en las próximas semanas Y un poco lo que hoy queríamos también aprovechar para plantear Y el otro tema que no escapa de esta misma coyuntura Es la obra de regulación del arroyo Pergamino Que el año pasado logró ponerse en marcha Se dio inicio, pero que se empezó a ralentizar Y actualmente está en un estado de indefinición Nosotros hemos solicitado una reunión en el ámbito del Ministerio de Infraestructura Para tener una información oficial Estamos en un estado de indefinición Sabemos que las empresas se han retirado en distintas obras Por la cuestión económica, por el tema de los precios Porque no pueden afrontar el sostenimiento de las actividades Ante la caída también y el recorte en la obra pública Entonces, bueno, todo este conjunto de factores Son los que hoy nos van a definir Si vamos a poder continuar con los proyectos que tenemos A nivel local está el enorme desafío de trabajar en las medidas no estructurales Hay lugares donde a lo mejor no vamos a evitar que haya agua Bueno, evitemos que haya gente Si son lugares que se van a llenar de agua Si son lugares cuando llegan 200 milímetros Se va a formar una laguna Y hoy no están ocupados, no hay desarrollo de vivienda Bueno, evitemos que eso suceda Pongamos a funcionar las herramientas que tenemos Pensemos cuáles pueden ser las hipótesis que podamos tener en los próximos meses Tenemos dos años de ciclo húmedo por delante Ojalá lo podamos transitar como otros ciclos húmedos Que tuvimos algunos sobresaltos Pero que no fueron de la gravedad Ni la del 95, ni la del 2016 Pero debemos generar este acuerdo Así que bueno, por nuestra parte Vamos a ir convocando a los sectores sociales A los distintos espacios de la comunidad Para que vayamos pensando conjuntamente Cómo vamos a sostener este proyecto hacia adelante Y cómo vamos a alcanzar definiciones en tanto al rol del Estado Y actuar en consecuencia con eso Así que bueno, este es el cuadro de situación que queríamos contarles”, concluyó Dauach.

Comentarios