Pergamino, 21 de junio del 2024

“Chicharrita”, otro enemigo del campo que destruye el maíz y le saca dólares a Milei

La plaga sigue expandiéndose por Argentina y provoca daños realmente importantes. En dos meses se perdieron casi 5 millones de toneladas y en las próximas semanas pueden ser más

Domingo 7 de abril de 2024

El Dalbulus maidis, es una especie endémica que afecta sobre todo el norte del país, tiene en jaque a toda la producción maicera nacional. La chicharrita del maíz es un verdadero “cisne negro” del sector agroindustrial argentino, que esperaba levantarse en esta campaña gruesa, luego del desastre que generó la sequía en el ciclo 2022/2023.

Pero lo que no se esperaba, apareció y el impacto en la cosecha de maíz es muy fuerte, al punto que la Bolsa de Cereales de Buenos Aires calcula que ya se habrían perdido unos 4,5 millones de toneladas o poco más del 5% de cosecha proyectada.

Las zonas más afectadas son predios en la provincia de Tucumán, el norte de Córdoba, y el norte y sur de Santa Fe, afectando especialmente a los cultivos de maíz tardío.

Muchos productores ante las pérdidas inevitables, deciden picar el maíz y destinarlo a forraje, ingresando los animales al campo. Pero en términos económicos, hay que ver bien si conviene, porque el valor del maíz está en el grano para cereal.

Mientras evalúan cómo seguir con la producción en medio de la irrupción de la plaga, los productores empiezan a mirar de reojo lo que ocurrirá con los cultivos de invierno. Ahí la ciencia y los especialistas tienen información para tener en cuenta.

 

La mirada de un experto santafesino

Para el ingeniero agrónomo Gastón Bellotti, coordinador comercial de la Cooperativa Santa Rosa en San Guillermo (Santa Fe), el daño es realmente importante. La chicharrita es vector de un complejo de patógenos, entre ellos algunas bacterias y virus. El más conocido es el Spiroplasma, pero también hay otras enfermedades, actúa justamente como comparándolo hoy con el mosquito del dengue. Si la chicharrita está infectada, cuando se alimenta de las hojas, le pican las hojas y no es tanto el daño físico o mecánico que le hace, el daño es cuando le transmite este complejo de patógenos. Estas enfermedades después se expresan en el maíz, lo que hacen básicamente es taparles los aces vasculares al maíz, lo que hace que los fotosimilados no lleguen al grano. Entonces vamos a tener espigas con granos muy chiquitos o bien con granos medio salteados”, explicó.

Y agregó: “se genera también otros síntomas como el achaparramiento, el acortamiento entre nudos, el rayado en las hojas, pero bueno, esos ya son otros síntomas, y lo más importante es que genera pérdida de hasta el 70% del rendimiento” dijo el experto.

Para graficar la magnitud del daño y la marcada presencia de la chicharrita, contó que en su área de influencia se hacen unas 70.000 hectáreas de maíz en promedio y reconoció que “están todos los lotes con síntomas, algunos con pérdidas del 100%, otros con algún rinde esperado de 2.000 kilos, cuando en un año normal podemos hablar de 7.000 kilos de promedio; porque los últimos años la verdad que no fueron tan buenos y bajaron un poco el promedio”.

 

Consejos para productores

Dalbulus maidis desarrolla su ciclo entre la primavera y el verano, y cuando llega el invierno sobrevive en plantas silvestres, en cultivos invernales (avenas, cebada, trigo, centeno), pero sólo para pasar el invierno.

Es menester que los productores estén muy atentos y y hagan monitoreos durante todo el invierno para ver cómo transcurre la presencia de la chicharrita en las plantas hospederas.

También, es indispensable que realicen tratamiento de semillas en todos los cultivos de maíz que se vayan a sembrar el año próximo, usando insecticidas sistémicos, que permiten la movilidad en la plántula desde la semilla, y dan cierta residualidad. Cabe destacar que no existen productos registrados para el control de la enfermedad, por lo tanto siempre hay que trabajar sobre el control del insecto vector, monitoreo y aplicaciones de fitosanitarios cada vez que sea necesario.

Proyecciones que preocupan

A nivel nacional, la cosecha de maíz con destino grano comercial alcanza al 11,1 % del total estimado a nivel nacional, de acuerdo al reporte de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Precisamente, por el constante reporte del crecimiento poblacional de la chicharrita junto con la aparición de síntomas característicos de la infección asociada a esta plaga, se confirmó su aparición hasta latitudes cercanas al departamento de General Roca (Córdoba) y se suma a las regiones afectadas. Cabe recordar, que el Sur y el Centro-Norte de Córdoba aportan el 28 % del total de maíz y que la proporción de siembra tardía es del 92 % en esa región. Asimismo, al sur de la provincia de Santiago del Estero los rindes esperados bajan significativamente debido al impacto de la enfermedad, pero hacia el norte las mermas relevadas se deben mayormente a la falta de humedad en los perfiles. Mientras tanto, en el noreste de Buenos Aires y en San Luis, si bien la enfermedad también se ha hecho presente, la incidencia hasta el momento es menor.

“En este contexto, nuestra nueva proyección de producción es de 52 MTn, que significan 4,5 MTn menos respecto a nuestra proyección del mes de febrero, aunque no se descartan nuevos ajustes dado que el impacto real de los daños aún continúa siendo evaluado”, indicaron desde la entidad.

Comentarios