Pergamino, 21 de junio del 2024

Detuvieron a dos personas que ofrecían por redes sociales un celular robado, ahora están procesados.

El fiscal Horacio Oldani indagó a un sujeto de 50 años y una mujer de 47 que publicaron en Facebook un Iphone sustraído en un bar. La damnificada del hurto se hizo pasar por compradora para que la Policía aprehendiera a los vendedores.

Sábado 1 de junio de 2024

En la mañana del domingo pasado en el interior de un local gastronómico de Avenida de Mayo el 200 un sujeto se apoderó de un teléfono de alta gama, que estaba apoyado en la barra de atención. Una de las empleadas denunció que mientras realizaba su trabajo dejó apoyado un celular Iphone modelo XR de 64 gb.

La mujer no encontró el dispositivo y revisaron las imágenes de los videos registrados por las cámaras de seguridad del local. En las filmaciones vieron a un sujeto como sustrajo el teléfono de comunicación móvil de alta gama. Las imágenes reconstruyeron con elocuencia como ingresó, recorrió el salón y la barra para sustraer el aparato a una de las mozas que estaba ocupada en distintos quehaceres en otro sector del local.

Los investigadores recibieron la declaración de la víctima y los registros audiovisuales para identificar al ladrón. La moza brindó indicios a los investigadores policiales y judiciales para avanzar en la pesquisa porque vio que ofrecían a la venta su teléfono en un perfil de Facebook.

La mujer avanzó en el intento de recuperar el aparato al escribirle al perfil de la red social, “Juan Mansilla”, para simular tener intenciones de comprarlo. La víctima logró avances en la individualización de las personas que podrían tener el teléfono celular que ofrecían para la venta. El mismo jueves a las 11:30 se presentaron en la vivienda de la “compradora” los integrantes de una pareja.

La Policía estaba alertada por la víctima sobre la convocatoria a los “vendedores” que iban a entregarle el teléfono que había pactado en comprar. Así fue como los efectivos procedieron a interceptarlos y los trasladaron aprehendidos a la Comisaría Primera. El fiscal Horacio Oldani los indagó en el tercer piso del edificio judicial de Merced entre Florida y Dorrego. En la indagatoria les imputaron los delitos de “encubrimiento agravado por el ánimo de lucro”.

Ante el instructor judicial Ignacio Bo declararon que desconocían el origen ilícito del teléfono celular. Dieron versiones confusas sobre como les llegó a sus manos el dispositivo y no brindaron datos de la persona que pudiera haberle proveído ese aparato. Si contaron como lo publicaron a la venta en esa cuenta de Facebook creada por ellos para vender elementos de indumentaria y artículos de hogar que ya habían comercializado como pares de zapatos usados y un anafe en desuso.

La Fiscalía les preguntó en el interrogatorio por los motivos que los llevaron a la publicación aclararon que había que quitarle la cuenta al celular. Respondieron que era porque había que quitarle el patrón. “Nosotros no queríamos ocultar que estaba bloqueado, lo queríamos vender tal cual estaba”, declaró la mujer.

Reconocieron que al publicar que había que sacarle el patrón para usarlo, de alguna manera reconocerían la procedencia ilícita del dispositivo. Tras la indagatoria el fiscal Oldani formalizó el procesamiento para avanzar en el caso hasta llevarlo a juicio oral. La calificación legal tiene un monto de pena en expectativa que tiene un monto bajo y permite la excarcelación. Por ese motivo los integrantes de la pareja seguirán procesados penalmente, pero en libertad y probablemente el caso se resuelva con una probation o juicio abreviado.

Por Alfonso Godoy

Comentarios