Pergamino, 17 de junio del 2024

El hermano del quemado por robar cables fue detenido dos veces en un día por el mismo delito

Gabriel Córdoba (28) cayó aprehendido un par de veces en cuestión de horas por la sustracción de líneas de tendido eléctrico, mientras Fernando (30) se encuentra convaleciente en el Hospital por las quemaduras provocadas por un golpe de tensión.

Sábado 10 de febrero de 2024
Por redacción Real 365

Los hermanos Córdoba enfrentan procesos penales por robos de cables del tendido eléctrico.
Uno de ellos en la unidad de cuidados intensivos del Hospital San José por las quemaduras provocadas por un golpe de tensión y el otro en los calabozos de la Comisaría aguardando la decisión judicial sobre el pedido de detención.
Fernando (30) es quien lucha por su vida con las extremidades superiores y parte de su cuerpo quemado por la descarga eléctrica.
Gabriel (28) está detenido por haber sido arrestado dos veces seguidas cometiendo el mismo acto criminal.
Cayó aprehendido en flagrante delito de robo de cables y el Juzgado de Garantías le brindó el beneficio de la excarcelación por falta de antecedentes penales condenatorios.
El miércoles recuperó la libertad y en la madrugada del jueves estaba nuevamente desmantelando líneas de tendido urbano en la zona sur.
Así fue como la Policía lo volvió a arrestar e iniciaron un nuevo proceso penal en su contra.
En su poder le secuestraron quince kilos de filamentos de cobre y una pinza; como evidencia del delito que estaba cometiendo.
El viernes en la Fiscalía lo volvieron a indagar y le imputaron el delito de robo agravado por escalamiento.
El fiscal Francisco Furnari instruye las dos causas de los hermanos Córdoba que se encuentran privados de la libertad. Uno convaleciente en el Hospital y otro en la Comisaría.
El instructor judicial Darío Cid participó de las audiencias indagatorias de Gabriel (28) en dos oportunidades esta última semana. En la segunda oportunidad pidió declarar e invocó la acuciante crisis económica que lo lleva a delinquir.
La Fiscalía 2 tendría indicios sobre la presunta participación de Gabriel y Fernando en el episodio en que sufrió las quemaduras por golpe eléctrico el mayor de ellos.
Los investigadores judiciales y policiales tienen acreditado que uno de los secuaces trasladó a Córdoba desde la autopista y la bajada Miguel Cané hasta la casa de la madre en el barrio José Hernández.
Es probable que quien lo trasladó convaleciente haya sido el propio hermano menor.

Comentarios