Pergamino, 24 de julio del 2024

Encargada de cantina del Club Acevedo contó el episodio sufrido el fin de semana

A partir del episodio de intimidación, con un arma de fuego, por parte del parroquiano a la encargada del bufet de la sede social del Club Atlético Deportivo Acevedo (Cada) este fin de semana: hay repercusiones en la comunidad.

Martes 2 de mayo de 2023

Por Alfonso Godoy para Real365

La joven encargada de la cantina relató lo ocurrido en un grupo de Whatsapp, de la alarma de seguridad vecinal para dar respuestas a las personas interesadas en conocer lo sucedido.

La crónica de la mujer brinda detalles del conflicto con el agresor que se había iniciado una semana antes por una falta de respeto hacia su persona.

“Una noche del fin de semana anterior (22 y 23 de abril) en la cantina del club (Acevedo), donde trabajo todos los días, me encuentro con un habitué del lugar; quien se sobrepasa conmigo. El sujeto me faltó el respeto. Se me mete al baño con intención de sobrepasarse cuando yo estaba orinando en el sanitario. Lo echo. Le grito hasta que se va. Salgo del baño y se había retirado. Dejé pasarlo. Las personas que esa noche estaban en el club escucharon, vieron y tomaron conocimiento de lo ocurrido.

El jueves a la noche volvió al Club queriéndome pedir algo para tomar y por supuesto lo volví a echar. Y anoche (sábado 29) estaba en el club comiendo con gente atrás y luego cuando ya nos estábamos por ir viene esta persona. Mi novio le dice que no podía entrar. Se lo dijo dos veces de buena manera. Le impedimos ingresar al salón principal ya que le había pedido que me pida disculpas, al menos. Porque para mí fue un hecho verdaderamente importante y no lo hizo.

El individuo invitó a mi novio a que saliera al exterior a pelear. Gracias a varias personas, que estaban ahí -incluyendo el presidente-, logran sacarlo del lugar. Cerramos la puerta y nos quedamos adentro esperando que termine ya que todos terminamos nerviosos y mal. A los minutos se aparece con un arma sobre la ventana amenazándonos que nos iba a matar uno por uno. Llamé al oficial Luciano Pereyra y logró venir a tiempo para interceptarlo y aprehenderlo. Me dirigí al Destacamento policial de Acevedo a denunciar todo.

Estuvo detenido, lo indagó el fiscal; pero lo soltaron hoy (domingo) a última hora. La Justicia ordenó una prohibición de acercamiento a nosotros y a las instalaciones del club. Eso es todo.

Por suerte. ¡Suerte!, digo porque no me salen otras palabras. Nadie salió herido. Es lamentable. Hice lo que debía hacer. Ahora se encargará la justicia de tomar la decisión necesaria. ¡Que tengan buenas noches! Nosotros estamos bien, pero por favor necesitamos descansar. Fue una noche intensa. Mil disculpas y muchísimas gracias por apoyar, siempre”.

En una publicación de sus redes sociales posteó: “Dejemos de minimizar situaciones a la vista de todos. Dejemos de mirar para el costado cuando nuestra sociedad está llena de gente de mierda. Dejemos de tener miedo de decir la verdad. Dejemos de decir que siempre tenemos desgracia con suerte ¡Cortémosla!

Comentarios