Pergamino, 21 de mayo del 2024

La Policía bonaerense bajo sospecha de los familiares de un joven pergaminense con una muerte traumática en un Hospital de Tandil

El viernes 28 de julio murió por severos traumatismos el joven pergaminense Nahuel Tasori en un Hospital de Tandil.

Domingo 6 de agosto de 2023

Recientemente la familia pudo trasladarlo a Pergamino y acompañarlo a su última morada en el cementerio local.

Los padres y familiares han iniciado un recorrido para que el episodio quede esclarecido y la Justicia encuentre a las personas responsables de la muerte.

Las principales sospechas de los allegados recaen en la Policía Bonaerense.
Temen que el caso quede encubierto por las autoridades y los responsables impunes.
Por ese motivo se movilizarán a Tandil para manifestarse frente a la Comisaría Cuarta de esa ciudad, el martes.

Reclamaran por Justicia y que la causa llegue a la verdad de lo ocurrido.
Ricardo Tasori es el padre del joven fallecido y con medios pergaminenses ha relatado lo ocurrido en las últimas horas previas a la aparición sin vida con letales traumatismos en un centro de salud tandilense.

El hombre ha logrado reconstruir los últimos instantes con vida del hijo por haberse trasladado inmediatamente a esa ciudad, una vez conocido el deceso.

Para Tasori es necesario que la Justicia Federal investigue el episodio en profundidad. “el caso fue todo muy confuso y hubo muchas mentiras, incluso están ocultando muchas cosas. Nahuel terminó de comer con la ex-mujer y el hijo de ambos. Se fue a un bar cercano a tomar. Se encontró con unos amigos y estuvo hasta las dos y media de la mañana ahí. A la salida, tuvo una discusión con ellos simplemente, que se ve en las cámaras, y él, digamos, se baja del auto, y cuando se baja del auto, estaba a media cuadra de la casa, y en vez de volver para la casa, retrocede», contó el papá de acuerdo al relato de esas personas que compartieron la noche con él.

A través de su testimonio aseguró la inocencia del hijo en un presunto intento de robo que le adjudicaron y la intervención de vecinos para reducirlo y llamar a la Policía. “No es como se dice, que saltaba los techos. Nahuel simplemente caminaba por unos murales que están al frente de una casa, que tienen como si fueran una escalerita, y estaba caminando por ahí. Ahí es cuando un vecino le grita, exaltado. Él intenta seguir caminando y un muchacho que estaba ahí, lo agarra desde el cuerpo, lo tira para atrás y lo reduce. Ese sujeto que lo reduce, lo conocía. Por ese motivo Nahuel le dijo <no quiero hacer nada, tengo un hijo<>. Esa persona lo agarró, lo habló y él se calmó. Pero otro vecino, creyendo que él le iba a robar, lo que hizo fue llamar a la policía”, aclaró Ricardo Tasori.

Aparentemente en medio de esa escena, arriba la policía con dos efectivos uniformados, quienes se encargan de subir a Nahuel al patrullero y trasladarlo a la sede policial más cercana: «Vino la policía, lo reducen, porque también se pone nervioso cuando viene la policía. Lo reducen y hay una mujer que saca una foto cuando lo entregan a la policía, mi hijo no tiene nada. La policía lo lleva, adentro de la camioneta que luego es secuestrada está todo lleno de gas pimienta. O sea, a mi hijo le tiraron gas pimienta cuando estaba adentro de la camioneta. Eso lo asfixió casi completamente, exaltado como estaba, más gas pimienta que le tiraron en la cara y todo», relataba consternado Ricardo.

Además, consultado sobre las condiciones de la comisaria, relata que es un espacio muy chico, sin calabozos ni lugar donde tener a la gente detenida, con condiciones deplorables. Ahí comienza el camino de Nahuel al Hospital: “cuando a él lo agarran a las cuatro de la mañana, lo entregan los vecinos. A las cinco de la madrugada dicen que la policía lo lleva al hospital, pero el informe oficial dice 5:55. No sabemos que pasó en ese tiempo. Nahuel llega inconsciente al hospital y con múltiples golpes en el cuerpo. Tenía en rojo vivo las muñecas, no sé si lo han atado o algo porque los pies tenía todas las marcas. Estaba todo golpeado, la nariz sangrando, los pómulos resaltado, la frente y así entró al hospital con traumatismo de cráneo. Además, una de las enfermeras de la bronca y la impotencia dijo que dejen de ocultar cosas”, contaba quebrado el padre del joven.

Lo cierto es que después de todo lo relatado, en pocas horas desde el hospital público se confirmaba el deceso de Nahuel. dejando a toda la familia consternada. Ellos inmediatamente se fueron a Tandil para seguir de cerca el caso y además hablar con los diarios que publicaron la información en un primer momento. Lo cierto es que ahora tomó intervención la Justicia Federal. La causa para la familia se trata de un homicidio de la “maldita policía” ya que lo trasladaron demorado por un episodio confuso en buen estado de salud y dos horas después apareció en el Hospital con traumatismos letales.

Nahuel residió en Pergamino hasta los dieciocho años, cuando se fue a iniciar una nueva vida en Tandil, donde formó su familia.

Comentarios