Pergamino, 17 de junio del 2024

Los farmacéuticos atienden desde la ventanilla del turno en protesta por el DNU

El Decreto del presidente Javier Milei desregula la actividad y permite que cualquier persona pueda vender medicamentos en los locales.

Viernes 29 de diciembre de 2023
Por redacción Real 365

A través de un contundente comunicado, los farmacéuticos han lanzado una alerta sobre los riesgos que enfrenta el sector debido al mega decreto desregulador propuesto por Javier Milei, alegando que este “pone en peligro la salud de la población y el acceso de todos a los medicamentos”.

Según indican en el comunicado, el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) habilita a personas sin título habilitante a estar al frente de una farmacia, lo que implica que no habrá un profesional que garantice, bajo su responsabilidad, la calidad, origen y seguridad de los medicamentos dispensados. Señalan que el DNU 70/23 representa una amenaza seria para la salud pública, la profesión farmacéutica y el modelo de farmacia profesional.

Los medicamentos adquiridos de esta manera resultarían más costosos que en las farmacias y carecerían de garantías en cuanto a su origen. Explicó que la ley aprobada por el Congreso en 2009 estableció que la venta de medicamentos debía realizarse exclusivamente en farmacias, con el farmacéutico entregando los medicamentos de venta libre para prevenir la compra impulsiva y la automedicación.

La Confederación Farmacéutica, a través de su comunicado, destaca que el DNU posibilita la propiedad de farmacias por sociedades anónimas con el único objetivo de lucro. Según los farmacéuticos, esto eliminará regulaciones cruciales que aseguran la subsistencia de las farmacias ubicadas en zonas periféricas, en barrios y localidades más pequeñas.

Desde la perspectiva de los farmacéuticos, el DNU busca transformar las farmacias en simples comercios, al servicio de intereses económicos selectivos, despojando al medicamento de su carácter de bien social para convertirlo en un objeto de consumo. Además, expresan su preocupación de que, al tratarse de drogas, se facilite la compra y el consumo compulsivo, generando disparidades en el acceso de los argentinos a estos productos.

Comentarios