Pergamino, 17 de junio del 2024

Policía Científica realiza las pericias en el lugar donde agredieron al mozo

El lunes a las nueve de la mañana en la casa de avenida Colón 259 los peritos deben aprovechar la iluminación matinal para buscar evidencias en la escena del crimen donde lesionaron gravemente a Eduardo Manuel Boncompain.

Lunes 25 de marzo de 2024

La Fiscalía 3 dejó una consigna policial desde la noche del domingo hasta la mañana del lunes para preservar la escena del crimen donde agredieron gravemente en la cabeza al mozo del bar “Querede”, Eduardo Manuel Boncompain.

El fiscal Nelson Mastorchio resguardó el perímetro donde los especialistas de Policía Científica iniciaron las pericias de levantamiento de rastros y búsqueda de evidencias debido a la oscuridad nocturna que hizo imposible un trabajo exhaustivo y completo.

Este lunes a las 9:00 horas está previsto el arribo de los peritos para relevar el inmueble, desde la línea de calle hasta los ambientes del interior.
Las manchas hemáticas se encuentran en un pasillo de acceso del patio delantero y en la puerta de la edificación; de acuerdo a trascendidos.
A Boncompain lo agredieron con un elemento contundente y en la intervención policial y judicial del domingo a la noche secuestraron una barra de hierro que podría ser la utilizada.

El fiscal Mastorchio se dirigió al lugar para coordinar el trabajo de rastrillaje en la vereda, el patio delantero y la edificación en búsqueda de pruebas que permitan individualizar al agresor.

Los investigadores judiciales y policiales deben evaluar los distintos indicios a partir de reconstruir las últimas horas previas al ataque ocurrido en la noche del domingo.

El instructor judicial Juan Martín Fontana está participando de la intervención para lograr individualizar a la persona que lo agredió hasta provocarle una grave fractura de cráneo.

Es posible que la víctima y el victimario se conocieran con anterioridad y que el ataque haya podido ser una especie de represalia por algún episodio anterior que haya provocado una discusión previa.

Lo cierto es que “Víbora”, como conocen los parroquianos de “Querede” y de la vida a Boncompain, lo describen como alguien amigable, dócil y de buen trato.

La trascendencia del episodio ha conmocionado a la comunidad que no sale de su asombro ante lo ocurrido.

La Fiscalía está abocada a esclarecer el episodio y dar con el agresor; mientras el hombre de sesenta y cuatro años sigue internado en terapia intensiva en estado reservado luego de ser intervenido quirúrgicamente de urgencia.

Comentarios