Pergamino, 23 de febrero del 2024

Tres años de prisión, de cumplimiento condicional, a los integrantes de una pareja por malos tratos a beba

Una menor actualmente se encuentra al cuidado de los abuelos porque la Justicia les ha quitado la tenencia y condenado a los padres por malos tratos.

Viernes 28 de abril de 2023

Por Alfonso Godoy para Real365

Tal como surge de las actuaciones la adicción a las drogas de los jóvenes sería un factor determinante en los padecimientos de la pequeña.

El juez Guillermo Burrone los encontró a ambos penalmente responsables, como coautores de los delitos de “Lesiones Graves y Abandono de Persona agravado por el vínculo” y los condenó a tres años de prisión de cumplimiento condicional.

En el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal determinan que debe concurrir a tratamiento terapéutico a fin de dejar las adicciones. En la resolución judicial dieron a conocer que pueden concurrir al CPA local, o al centro municipal Padre Galli, a su elección debiendo informar mensualmente al Tribunal.

Él tiene 23 años y ella 24. En junio de 2020 la beba de ambos tenía tan solo un mes de vida. Ellos le provocaron un hematoma subdural en la región parieto occipital derecha con sangrado que derivaron en convulsiones que hicieron necesaria su internación desde el jueves 25 de junio al lunes 6 de julio.

Luego, en la noche del miércoles 15 de julio mayo ambos progenitores llevaron a su pequeña hija a la sala de guardia del Hospital San José a raíz de un cuadro febril y de convulsiones. Ante ello, se indicó su internación en ese mismo momento. Sus padres desoyeron la prescripción médica y con conocimiento de ello, se fugaron llevando consigo a la menor sin que sean advertidos por el personal médico.                                                     Al día siguiente, en horas del mediodía, concurrieron nuevamente cuando la beba presentaba fiebre y convulsiones, sepsis generalizada con meningitis bacteriana, debiendo ser asistida con respirador por presentar riesgo de vida. Desde esa internación en terapia intensiva, sus padres no concurrieron a verla ni se interesaron por su salud, hasta el día siguiente por la tarde que se presentaron en el centro de salud. De este modo, con su accionar y luego omitiendo dar el cuidado debido, provocaron en la menor lesiones que fueron consideradas de carácter graves.

Los profesionales del centro de salud dieron a conocer los maltratos de los padres a la niña ante las autoridades judiciales y del Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos del Niño.

En su momento le dieron la guarda a una tía con la conformidad del abuelo y en un acto del Juzgado de Familia.

El fallo judicial determinó que los padres podrían haber evitado que el cuadro de salud de la menor no se agravara si permanecían en el Hospital con ella.

Así lo determinaron los especialistas en las conclusiones de las pericias, donde manifestaron que haberla internado inmediatamente en lugar de retirarse del centro de salud: hubiera evitado su gravedad pues no es la misma situación internar solo con fiebre, que con un cuadro como el que ingresó. Continuó su relato expresando que, según la historia clínica, al día siguiente que se escaparon la bebé ingresó nuevamente, derivada de un consultorio externo, a la sala de pediatría y de allí rápidamente a terapia intensiva. Cuando la entubaron, medicaron y estudiaron, allí surgió que tenía meningitis. No volvió a ver a los padres; un médico de terapia le comentó que la nena, reingresó al día siguiente con un cuadro séptico, que es un cuadro grave de compromiso del estado general, lo que implicaba un riesgo de vida.

Finalmente expresó que este riesgo no existía al momento de haberse ido pues solo tenía fiebre y que las posibles secuelas que pueden acarrear haber ingresado con ese estado pueden ser neurológicas desde retraso madurativo y convulsiones posteriores dependiendo de su evolución.

Los distintos médicos que lo atendieron esos días describieron los cuadros clínicos de la beba y los comportamientos de los padres.

Si le hubieran suministrado los antibióticos el día que fugaron, el cuadro no hubiera empeorado, se evitaba la sepsis y con ello la meningitis posterior en un grado de probabilidad alto. Estuvo varios días internada y que la intervinieron para drenarle el líquido cefaloraquídeo infectado por la meningitis. Siguió en terapia intensiva pediátrica hasta que fue derivada por su complejidad al Hospital Ludovica de La Plata, donde volvieron a intervenirla para drenarla nuevamente.

Los padres se habían escapado con la bebé también del Hospital Ludovica. A raíz de ello comenzaron a llamarlos para volver a internar a la bebé y la abuela materna la llevó al hospital y nuevamente la derivaron al centro de salud infantil de La Plata. Tras una inicial resistencia de los padres, logran trasladarla pero en compañía de su abuela materna pues desde el hospital platense les solicitaron que eviten mandar a los padres.

El juez Burrone determinó que los padres siempre estuvieron al cuidado de la beba y fueron quienes le provocaron la lesión inicial en el cráneo de la menor. Luego, el comportamiento reticente y omisivo de ambos, negando la posibilidad de que la beba reciba la atención médica necesaria conforme al cuadro de salud que presentaba, incluso huyendo del lugar, viene confirmado dócilmente con el testimonio de la totalidad de los médicos intervinientes y por los jefes de servicio del Hospital local. Las evidencias para acreditar las responsabilidades penales, de los dos integrantes de la pareja, fue contundente.

En Pergamino podés pedir asistencia en los siguientes lugares:

-Centro para la Prevención y Tratamiento de Adicciones Padre Galli – calle Almafuerte y Padre Galli. Podés acercarte o llamar al 423600 o al 15502200.

-El Centro Provincial de Atención de las Adicciones – Hospital San José

Para contactarse: 463552 ó 429792 ó 429798 interno 141, de lunes a viernes de 8:00 a 13:00.

-Granja San Camilo es un centro de atención y acompañamiento comunitario.
Tel.: 02477 50-3131

 

Comentarios