Pergamino, 25 de mayo del 2024

Tres ladrones torturaron a una mujer para robarle pertenencias en la casa

El jueves a la noche en el barrio Luar Kayad tres sujetos estuvieron ocultos en el patio de la casa de una psicóloga hasta el arribo de la propietaria para reducirla, ingresarla a la casa, intimidarla con una especie de picana y despojarla de bienes. 

Viernes 24 de febrero de 2023

Un trío de delincuentes estuvo involucrado en un traumático robo sufrido por una mujer el jueves a la noche en el barrio Luar Kayad. 

Los tres ladrones se mantuvieron ocultos en el jardín de la propiedad de una psicóloga hasta el arribo de la moradora. 

Una vez que la mujer ingresó a la finca: la redujeron físicamente y la obligaron a mantenerse en silencio sin avisar a los vecinos. 

La tomaron por la fuerza y dentro de la vivienda la sometieron a todo tipo de intimidaciones que incluyeron prácticas similares a las torturas. 

Los malvivientes la sentaron en una silla y le hicieron sumergir los pies en un balde con agua para acercarle permanentemente cables pelados en forma intimidatoria. 

Durante una hora le exigieron que les entregara el dinero que pudiera atesorar en la propiedad y los bienes de valor. Tras esos minutos intensos: desordenaron todas las dependencias y se alzaron con billetes, que tenía para el uso diario; algunas joyas y escaparon a bordo del automóvil Toyota Corolla negro de la víctima. 

De acuerdo al testimonio de testigos: los asaltantes cubrían sus rostros con capuchas y usaron guantes para no dejar huellas en las instalaciones. 

El shock de la situación extrema de violencia generó que la mujer requiriera ayuda a los vecinos para convocar a la Policía. 

Las fuerzas policiales iniciaron la investigación y montaron un amplio rastrillaje por las posibles vías de fuga de los malvivientes. 

Hasta el momento las autoridades judiciales no han dado conocer novedades del caso. 

En la zona hay una honda conmoción por lo vivido ya que no alcanza la garita con un guardia privado (servicio por el cual pagan 200 casas de un total de 600); tampoco las cámaras de seguridad particulares instaladas en los frentes de los domicilios o de puntos cruciales instaladas por la comisión barrial. 

Lo cierto es que ningún dispositivo pudo evitar ni poner en alerta al vecindario ante lo ocurrido. 

En el complejo habitacional solicitan mayor frecuencia de los patrullajes policiales que logre disuadir a los delincuentes. 

Por Alfonso Godoy para Real365 

Comentarios